El concepto de riesgo cardiovascular hace referencia a la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular (ECV) en un plazo determinado. Se han desarrollado diversos baremos para cuantificar el riesgo cardiovascular teniendo en cuenta parámetros concretos que se conocen clásicamente como factores de riesgo, que según la fundación española del corazón, son entre otros los niveles elevados de colesterol, diabetes, hipertensión, tabaquismo, herencia genética, estrés, obesidad y frecuencia cardiaca.

Conocer el riesgo de ECV de forma precisa puede ser útil tanto para el paciente como para el médico, de hecho siempre se ha defendido que esta información ayudaría a adoptar un estilo de vida saludable. Sin embargo se trata de un arma de doble filo, ya que en individuos jóvenes las tablas de riesgo a diez años arrojan por lo general probabilidades bajas de ECV ya que la edad es un factor de peso en las tablas de cálculo, lo que puede dar una falsa sensación de ser invulnerables. En el caso de población de la tercera edad, esos mismos cálculos aparentemente elevados pueden contribuir al desánimo y a la falta de atención al estilo de vida recomendable. Por todo ello es muy importante tener en cuenta qué factores de riesgo no se pueden modificar (edad e historia familiar) y cuáles son aquellos que sí podemos cambiar (colesterol elevado, tabaco, hipertensión, diabetes descontrolada, sobrepeso, estrés y actividad física).

¿Cómo podemos controlar los factores de riesgo cardiovasculares modificables como el colesterol?

Muchos de ellos mediante un sencillo análisis de sangre que nos permita cuantificar o medir los niveles de colesterol, triglicéridos, lípidos, etc y en el caso de individuos con antecedentes familiares o pacientes diagnosticados, hacer un estudio genético para determinar si uno tiene un riesgo aumentado por la presencia de alguna mutación patogénica en genes relacionados con ECV.

Estar alerta por si aparecen algunos de los síntomas de ECV es clave, sin embargo la prevención es la herramienta fundamental a la hora de luchar contra la enfermedad cardiovascular.

La existencia de campañas que centran su atención en vigilar los factores de riesgo y explicar en qué consiste la ECV y enseñarnos cómo debemos actuar ante una urgencia cardiacaes prioritaria.

En el Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular, el laboratorio Eurofins Megalab quiere mostrar su apoyo a estas campañas y ofrece toda su tecnología a disposición de aquellos que quieran comenzar a prevenir.

Test avanzados para el diagnóstico precoz de enfermedades cardiovasculares como el Liposcale® ayudan a prevenir una enfermedad cardiovascular.

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s