¿Qué es la fimosis?

El término fimosis se utiliza cuando el prepucio no puede ser retraído por detrás del glande. Esta condición está presente de forma natural en casi todos los recién nacidos, cumpliendo una función principalmente protectora. A este tipo, se le denomina fimosis fisiológica y tiene solución durante la infancia, cuando se produce una separación gradual del prepucio que se completa, en la mayoría de los casos, al llegar la adolescencia.

Pero es posible que esta previsible separación del prepucio no se produzca y que con el crecimiento, el desarrollo de la pubertad y las primeras erecciones, el problema se origine o, simplemente, se haga patente. En este caso de fimosis adquirida, la retracción del prepucio no se produce de forma completa por la estrechez de la piel que cubre el glande, con lo que queda al descubierto y puede producir dolor.

¿Tengo fimosis? Síntomas de la fimosis

Para dilucidar la presencia o no de fimosis es importante plantearse estas cuestiones:

doctor with male patient

  • ¿Presenta síntomas de afección o dolor cuando baja el prepucio? ¿y cuando sube?
  • ¿Presenta síntomas de dolor cuando mantiene relaciones sexuales?
  • ¿No puede orinar de forma normal teniendo el prepucio retraído?
  • ¿Presenta con frecuencia picores en el interior del prepucio?

Si alguna de estas cuestiones se ha respondido de forma positiva, es posible que nos encontremos ante un caso de fimosis. No obstante, el diagnóstico seguiría siendo impreciso.

Aspectos a tener en cuenta en la identificación de fimosis

Para continuar profundizando, conviene diferenciar o matizar los siguientes aspectos:

  • Cualquier tipo de sintomatología relacionada con la incapacidad para orinar, deberá ser revisada por el especialista médico con la mayor brevedad posible. La causa más común suele ser la estrechez del prepucio, que cuando se despliega a través del glande, obstruye la circulación produciendo dolor intenso. Esta patología se denomina parafimosis.
  • Cuando retrae el prepucio y presenta molestia en el la zona del meato, no estamos ante un caso de fimosis, sino de frenillo acortado. Si presentara molestias o sangrados frecuentes durante las relaciones sexuales, consulte al urólogo.
  • En casos de fimosis suelen ser más habituales las infecciones en la piel(balanitis) o la orina. No obstante, no se trata de un síntoma diferencial concluyente de fimosis, ya que tiene más incidencia en la infección la higiene que la propia patología.
  • Existen ejercicios, normalmente prescritos por el urólogo, para diagnosticar la fimosis leve o descartarla. Simplemente, con el pene enjabonado o lubricado, ejercer paulatinamente con el paso de los días una retracción suavedel prepucio, sin forzar o presionarlo en exceso. Si en un plazo de algunas semanas, los ejercicios de retracción del prepucio no han presentado mejoría para descubrir el glande, probablemente presente fimosis.

¿Qué hacer si tengo fimosis?

Primero de todo, desde iGlobalMed le recomendamos siempre acudir a la consulta del especialista médico para que valore su caso particular. En este caso el especialista es el urólogo.

La primera opción, suele pasar generalmente por aplicar un tratamiento con pomadas o cremas con cortisona. Se aplica en la piel del prepucio y pasados unos días, además de aplicar la crema, se empieza a retraer la piel poco a poco.

La otra posibilidad es la operación de fimosis, también llamada circuncisión, que consiste en cortar y extirpar una parte de la piel del pene, para que termine donde comienza el glande, y así, éste quede descubierto.

 

 

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s