Hace 150 años el periodo de lactancia en humanos tenía una duración de 3 a 4 años, llegando hasta los 7 años de edad en muchas ocasiones. Quién diría, que después de siglo y medio cargado de avances tecnológicos, hemos retrocedido en algo tan básico y fundamental como es dar el pecho a nuestro bebé. La defensa de la leche materna, es clave para el desarrollo sostenible, ya que se vincula la lactancia materna a la nutrición y la seguridad alimentaria. Este es el lema con el que arrancará la Semana Mundial de la Lactancia este año 2016, que se desarrollará, como cada año, la primera semana de agosto.

¿Por qué es importante? Beneficios de la lactancia materna

La leche materna es de vital importancia en el desarrollo del bebé durante los dos primeros años de vida, proporcionando al lactante todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y para la protección contra enfermedades o previniendo la morbilidad infantil. Pero los beneficios no se limitan exclusivamente para el bebé, ya que la madre también obtiene un gran provecho por el simple hecho de amamantar, disminuyendo por ello el riesgo de padecer cáncer de mama, diabetes tipo 2, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio.

lactancia-prolongada_4.jpg

Lactancia prolongada sí, pero ¿cuánto tiempo?

Existe, sobre todo en las sociedades modernas, muchos tabúes en torno a la lactancia prolongada. Se suele pensar que al pasar el año de edad, es el momento ideal para destetar al bebé, y raramente la lactancia sobrepasa los dos años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan mantener la lactancia un mínimo de dos años o más, pero ¿cuánto más?. La respuesta a esta pregunta es más sencilla de lo que pudiera parecer: no hay límite de edad. Lo ideal sería que fuera un proceso en el que el niño o la madre simplemente dejaran de amamantar de forma natural. La leche materna nunca pierde sus propiedades. Es más, después del primer año se convierte en un alimento más completo y nutritivo, teniendo más contenido en grasa que en los primeros meses. Mucho mejor que la leche de vaca.

Derribando mitos de la lactancia materna

El principal problema que tiene la lactancia materna es de carácter social. El concepto de sexualidad, los convencionalismos forzosos, las falsas correcciones políticas o el imaginario colectivo en torno al amamantamiento, son batallas que aún debemos liberar en favor de la salud pública. Máxime cuando habitamos sociedades cada vez más tendentes a problemáticas como la morbilidad u obesidad. Entender que no hay edades ni espacios definidos para dar el pecho es primordial si queremos mantener una sociedad sana y fuerte. No es una cuestión de estética, sino de ética: defendamos la lactancia.

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s