En una entrada anterior ya comentamos las diferencias entre Inseminación Artificial y Fecundación in Vitro y las analíticas necesarias antes de acudir a técnicas de reproducción asistida. Hoy veremos cuáles son los pasos a seguir en un proceso de Fecundación in Vitro, el más complejo de los dos. Pero antes conviene exponer los riesgos potenciales de hacer un ciclo FIV:

Posibles riesgos

  • Síndrome de hiperestimulación ovárica que constituye junto a la disnea y los problemas renales uno de los factores de riesgo a tener en cuenta, y se produce debido al aumento de la permeabilidad  de los vasos, que  tiende a la acumulación de líquido en el espacio abdominal o en los tejidos.
  • Posibilidad de embarazo múltiple elevada cuando se trata con Fecundación in Vitro.
  • La tasa de aborto después de un ciclo de Fecundación in vitro es del 18%. La mayoría de estas se producen al principio de la gestación.
  • Embarazo ectópico tubárico en el cual el óvulo fecundado se implanta en una trompa de Falopio. Se trata de un fenómeno relativamente infrecuente.

Fecundacion in vitro 1

El proceso

  1. El primer paso a seguir en la FIV es la estimulación ovárica con el fin de conseguir que los ovarios produzcan un mayor número de óvulos para obtener un mayor número de embriones. Para ello se administra una inyección de hormonas que induce a la maduración ovocitaria de forma similar al ciclo natural mensual.
  2. Alrededor de 36 horas después y tras comprobar mediante ecografía que hay un número adecuado de óvulos y que estos han alcanzado el tamaño deseado, se extraen en un sencillo procedimiento que viene a durar unos 15 minutos y durante el cual la paciente permanece sedada.
  3. En caso de que los óvulos vengan de una donante, será esta la que se someta al proceso de estimulación. La madre receptora seguirá un tratamiento hormonal sustitutivo, proceso simple y menos agresivo, con el fin de conseguir un endometrio receptivo y facilitar la implantación de los embriones.
  4. Con los óvulos ya extraídos se procede a su inseminación con el semen, bien donado por la pareja de la futura mamá o bien proveniente del Banco de Semen. Los óvulos son fecundados uno a uno mediante la introducción de un espermatozoide vivo, ayudándose para la punción del óvulo con una pipeta de laboratorio o bien con una inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI, por sus siglas en inglés).
  5. Tras la fecundación de los óvulos, los embriones son observados en el laboratorio y descartados aquellos que se bloqueen en su desarrollo. Los embriones más viables son transferidos al útero de la madre en un procedimiento rápido e indoloro que no necesita sedación.
  6. Los embriones de buena calidad que no se transfieran son congelados con el fin de ser utilizados posteriormente en caso de que el embarazo no tuviese éxito, de esta manera la mujer no tendrá que someterse a una nueva estimulación ovárica.

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s