Para muchas parejas con problemas de fertilidad, ver cumplido su sueño de tener un hijo pasa por tener que recurrir a las técnicas de reproducción asistida.

Si ha pasado un año desde que has empezado la búsqueda de tu bebé sin éxito, el primer paso es conocer el estado de fertilidad de la pareja. Se debe realizar un estudio de fertilidad tanto del hombre como de la mujer para poder detectar el origen de la infertilidad así como determinar la técnica de reproducción asistida más adecuada.

El estudio de la fertilidad

Aunque cada pareja, en función de sus circunstancias personales, puede necesitar de unas u otras pruebas, en general las pruebas básicas indicadas son:

  • Analítica hormonal en la mujer para conocer la situación funcional del ovario. Se miden los niveles de Hormona Antimulleriana, que es la que indica la reserva ovárica.
  • Histerosalpingografía para determinar si las trompas están obstruidas. Se trata de una radiografía de la zona pélvica para ver el útero y, sobretodo, las trompas en la que se emplea contraste para ver su permeabilidad.
  • Seminograma o espermiograma, que permite, mediante una muestra de semen, estudiar la cantidad de espermatozoides, su movilidad y la forma que tienen.

Una vez realizado el estudio de fertilidad, si estos dan positivo se debe recurrir a una de las siguientes técnicas de reproducción asistida.

Inseminación Artificial

La inseminación artificial imita a la reproducción natural y es la técnica de reproducción asistida más sencilla. Consiste en introducir los espermatozoides seleccionados de una muestra dentro del útero en el momento de la ovulación.

Cuando se hace con semen de la pareja se llama inseminación artificial conyugal y cuando es necesario recurrir a un banco de semen se denomina inseminación artificial de donante.

La Fecundación in Vitro

Reproducción asistida Inseminación artificial o Fecundación in vitro blog iglobalmed2

Con la fecundación in vitro se unen un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio, in vitro, (en lugar de ocurrir en las trompas de Falopio) y se obtienen embriones ya fecundados que serán transferidos al útero materno. Al igual que en la inseminación artificial, en la fecundación in vitro el semen puede ser de la pareja o de un donante anónimo. Los óvulos también pueden ser de la pareja o de una donante. Con esta técnica, se estima que 6 de cada 10 mujeres cumplen su sueño de ser madre.

La selección de donantes por parte de los bancos de semen se hace sobre la base de un estudio riguroso, que comprende controles seminales y controles sanitarios para evitar el riesgo de trasmisión de enfermedades infecciosas o hereditarias.

Las donantes de ovocitos suelen tener una edad entre los 18 y 30 años y deben pasar un reconocimiento médico y controles analíticos destinados a descartar cualquier enfermedad infecciosa o hereditaria.

Banner blog post 2

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s